SOMOS MIGRANTES

Es la visión de Daniel Alejandro Arenas Aguiñaga, quien tras habitar en la unión americana y padecer los altos costos de la educación y otros inconvenientes, decidió regresar a México y buscar una oportunidad. Y no solamente se ha graduado como Licenciado en Relaciones Internacionales por el Tec de Monterrey, sino que ahora quiere abrir camino a todos aquellos jóvenes estudiantes, tanto indocumentados, como los que simplemente carecen de recursos para continuar con su educación universitaria. Para lo cual se ha convertido en el co-fundador de Dream in México , un organismo que recibe las solicitudes de los estudiantes y conforme a sus necesidades, les brindan la asesoría oportuna. Algo así como un ir más allá del sueño americano. A continuación, un extracto de la charla que sostuvimos con este joven visionario, acompañado por su equipo de colaboradores entusiastas, todo ellos, estudiantes del Tec de Monterrey:

 

Somos una organización que estamos ofreciendo una opción a estos estudiantes indocumentados que viven en Estados Unidos, que a veces no tienen oportunidad de estudiar, entonces, es muy difícil para ellos, dependiendo del estado, de a cuerdo a qué leyes tienen para entrar a la universidad. Hay estados donde estos estudiantes entran a las universidad públicas y les cobran cierta cantidad. Lo que pasa es que allá en Estados Unidos los estados… si tu entras a una universidad pública, tienes que comprobar, que eres residente en ese estado, que has vivido ahí tres años, dos años, lo que sea, si tu puedes comprobar eso, puedes entrar a una universidad pública y no te cobran tanto. Si tú puedes comprobar eso, está perfecto, ya puedes entrar a la universidad y te cobran cierta cantidad, pero si tu vienes de otro estado, por ejemplo si yo he vivido toda mi vida en Nuevo León, y quiero estudiar en Tamaulipas, en una universidad pública, te cobran lo triple, porque no puedes comprobar que eres de ese estado. Entonces, a muchos indocumentados, a pesar de que han vivido ya varios años en el estado, como quiera les cobran como si fueran de otro estado , que es lo triple, lo cual consideramos que no es justo. Esto es en universidades públicas, claro que las universidades privadas pueden hacer lo que quieran. Pueden aceptar cualquier persona, pero es más caro.

También a veces les cobran como estudiantes internacionales, entonces, hay cerca de 10 estados que sí dejan que estos alumnos entren a estas universidades y pagan lo que es justo y en esos estados es más fácil que los alumnos entren a las universidades. Como el estado de Texas, que desde el 2001, les cobran a estos estudiantes indocumentados lo que es justo y también les dejan obtener diferente tipo de becas. Pero hay estados, que es más al extremo, que son ahorita como unos tres o algo así, que tienen leyes, donde dice que si tu no puedes comprobar que estas legalmente en el país, tú no puedes entrar a una universidad pública, ni de chiste puedes estudiar nada. Es como Carolina del Sur y Alabama, entre otros estados, donde no hay manera de que entres a estudiar. Por lo que se quedan sin oportunidades. Yo viví en Estados Unidos, viví 14 años, estaba terminando la prepa, estaba a punto de terminar la prepa, me faltaba como un año, dos años. Y empecé a buscar oportunidades para entrar a la universidad en Estados Unidos y me di cuenta que iba a ser muy difícil, me di cuenta que no iba a tener muchas oportunidades para encontrar becas. Entonces empecé a buscar opciones aquí en México. Los maestros, directores me ayudaron un poco, también familiares aquí en México me ayudaron a buscar una opción. Encontré la opción en el tec, pude hacer todo el proceso de admisión para el Tec desde Estados Unidos y así fue como yo decidí regresar a México. La verdad, lo que pasa es que a veces varios estudiantes pueden estudiar allá y pueden batallar muchísimo y pagar la colegiatura y lo triple, o becas, pero lo que a mi me da mucho miedo es que yo me iba a poder graduar allá de una universidad, pero al momento de graduarme iba a obtener mi título, pero no iba poder trabajar allá . Y es lo que está sucediendo mucho. Hay muchas personas que están en Estados Unidos, que se graduaron de las mejores universidades de Estados Unidos, que tienen su título, pero que no pueden trabajar, porque no tienen la documentación para trabajar y hay personas que tienen hasta maestría y sí, tienen título, pero no pueden trabajar, entonces están trabajando de meseros, de lavaplatos.

Por eso yo regresé a México con mucha seguridad. Y lo que nosotros hacemos con la organización es apoyar para que estos estudiantes tengan toda la información, para que consideren regresar a México como una opción, porque hay muchas familias allá que no saben que sus hijos pueden regresar a México, obtener becas, ir a las mejores universidades de México y Latinoamérica, como es el Tec y la Udem o la UNAM. Muchos no saben que sus hijos pueden regresar y estudiar en estas universidades.

Nosotros apoyamos a estos estudiantes y a sus familias, dándoles a conocer que ellos pueden continuar sus estudios. Ellos creen que en México no se puede, que no hay oportunidades… quiero decirte que ahorita está surgiendo un movimiento de jóvenes muy propositivos que están haciendo hasta lo imposible para poder sacar esto adelante. Y como te digo, desde Estados Unidos se hacen los trámites. De tal manera que ellos ya saben a dónde van estudiar, dónde van a vivir y que tipo de apoyos van a recibir.

Nosotros contamos con una página en internet, ( www.dreaminmexico.org) donde los estudiantes nos hacen llegar sus perfiles y analizamos cada caso detenidamente y los vamos asesorando conforme vayamos teniendo acceso a su información.

 

Artículo en Somos Migrantes: http://www.somosmigrantes.com/?p=107